Root en Android

Publicado: mayo 13, 2013 en Curiosidades
Etiquetas:, , , ,

Esta entrada no es otra cosa que un soliloquio rabioso ante mi fracaso al rootear o tener permisos de súper usuario en mi móvil. Comprendo que a los operadores de móvil y a los fabricantes de dispositivos les interese que haya aplicaciones que estén en el móvil para que el usuario las vea y aunque sea por visibilidad o publicidad les beneficie. No obstante, llevo mal que no se puedan desinstalar.

No, no quiero creerme que el motivo sea (exclusivamente) que el teléfono viene protegido para evitar que un usuario demasiado curioso lo vuelva inestable. Este proteccionismo informático está bien, pero creo que debería limitarse al ámbito de la recomendación, no al de la prescripción.

Por suerte, mi móvil no vino con demasiadas basuras de Yoigo instaladas, pero tengo aplicaciones como La Bolsa, Noticias (cuyo funcionamiento es pésimo) o HTC Likes, que no puedo desinstalar y es algo que como usuario me incomoda. Dicho sea de paso, tampoco puedo evitar que aplicaciones como Facebook (aplicación que, por cierto, no puedo desinstalar) se inicien constantemente, sin haberlas ejecutado. Quiero decir, esta aplicación no parece de mantenimiento ni básica para el sistema, ¿por qué se inicia, pues? Con permisos root estos incordios se evitan.

Y yo me pregunto, ¿acaso el dinero que pagué por el teléfono, y el que pago a mi operador por la tarifa no son suficientes para que yo pueda disfrutar al cien por cien de mi dispositivo?

Android sin permisos de súper usuario me parece algo dictador. En mi caso, HTC y Yoigo son cómplices en esta práctica, desde mi punto de vista, abusiva, ya que si logras rootear el dispositivo pierdes la garantía. No sé cómo será con otras operadoras. Vale, en el caso de los ordenadores, hay programas, como Internet Explorer desde Windows, que tampoco es sencillo desinstalarlos. Aunque no creo que se pierda la garantía por hacerlo. El tener programas en el sistema operativo que no puedes desinstalar es algo por lo que la gente se rasga las vestiduras y surgen alternativas. Piénsese en el bendito y pirata Windows uE que quitaba tonterías que había por defecto en Windows XP. A ver si en Android, donde tanto molan los estándares abiertos, pasa algo parecido. Bueno, sé que hay cosas de este estilo, pero no son realmente accesibles si el teléfono está sin root (gracioso, ¿verdad?).

En definitiva, me parece que el no ser root por defecto es el típico atropello que cuelan al consumidor medio por la todavía novedad del campo de los teléfonos inteligentes (¡jaja, inteligentes dice!). Espero que en un futuro sea diferente.

Anuncios

Resulta curioso la de cosas que uno puede encontrar en Reddit. Esta página web es un macro foro de Internet, caótico, muy diverso, y muy poblado y, supuestamente, agrupa usuarios más tendentes al espectro ideológico que llamaríamos izquierda y a la cultura geek.

Es un sitio de referencia para los memes y precisamente ha sido un meme lo que ha causado que esté ahora escribiendo esta entrada. En concreto, éste es el meme causante, publicado en el subforo de ateísmo de esta web:

Imagen procedente de memefive.com y reddit.com

El texto del meme dice, refiriéndose a Dios, “Expulsa a Satán por ser orgulloso. Crea una especie entera dedicada a adorarle”. Pero lo que quiero tratar aquí no es si Dios sólo ve la paja en el ojo ajeno como parece expresar este meme, sino las interacciones que se originaron entre los usuarios de Reddit a raíz de esta publicación. En los comentarios sobre esta aportación, entre los muchos que se originaron, varios usuarios crearon un debate teológico acerca de dos conceptos capitales en el cristianismo: libre albedrío y omnisciencia. A continuación pongo en mis propias palabras el debate y cómo lo he entendido.

Si Dios es omnisciente, y conoce todo y de todo es la causa, debería saber, desde el momento en que eres concebido (o incluso antes de que existas), si vas a ir al infierno o al paraíso en función de cuán buena persona y cuán buenas hayan sido tus obras a lo largo del tiempo que permaneces en la vida terrenal. Si Dios no lo supiera, no sería omnisciente y, podría pensarse, que esto estaría fuera, en parte, de su control o poder hasta el Día del Juicio.

Pero si sí lo supiera, entonces no concedió libre albedrío al hombre, no total al menos, porque estaría el ser humano predestinado a una determinada Otra Vida, en función de lo que Dios designara o previera cuando un ser humano empezó a existir.

Uno podría decir que no , que el hombre no está destinado desde el principio, que se decide al final de la vida, haciendo justo balance de obras y méritos de la persona. Pero, entonces, ¿Dios no lo ‘sabe‘ hasta que te mueres y pasa revista a tu vida?

P1070995

Esta reflexión, aparte de dejarme pensando, me recordó a la fachada de una iglesia luterana que pude ver hace poco en Ámsterdam que tenía en una tapia una pintada que decía “Only a fool refuses to see the flaws” (Sólo un tonto se niega a ver los defectos).

¿Supone esto un defecto, una incongruencia, en la creencia cristiana? ¿A alguien se le ocurre una manera de interpretar esto de manera que no estén enfrentados libre albedrío y omnisciencia divina?

Abierto queda el debate.

#12m15m: Interesante crónica

Publicado: mayo 13, 2012 en Política
Etiquetas:,

Verdaderamente, este hombre, Alberto Sicilia, expresa bien el sentimiento de desesperanza con respecto de la política de España en su “El desalojo de Sol y la mayor humillación de mi vida“.

Antítesis

Publicado: enero 3, 2012 en Curiosidades
Etiquetas:,

Algunas veces vemos en una misma frase dos términos de significados opuestos que aparecen seguidos. Esta antítesis, con frecuencia, provoca incluso gracia. Algunos ejemplos son, a saber, partido de extremo centro, anciano muchacho o un largo etcéra.

Pero ocupa un lugar insigne en el conjunto de las antítesis el que ejemplifico con una captura de una página de búsqueda de empleo. El binomio antitético definitivo es: “educación militar“.

Cuánto favor me ha hecho la página web que a continuación enlazo en aquellas situaciones en las que un proxy abyecto (que caparía las habituales páginas de música por streaming) o la falta de MP3 en el pendrive, o una conjunción de ambas,  me han impedido escuchar música mientras realizaba tareas. Esta página es El Poder de la Palabra. En una de esas situaciones de esuchar música a través de Internet, di con una joyita de música coral. Se trata de una interpretación del Salmo 51 hecha por el compositor Gregorio Allegri.

“”Músico italiano nacido en Roma. Allegri era un modesto cantante y compositor del coro de la iglesia del Santo Espíritu, en Roma, hasta que, en tiempos de Urbano VIII, ingresó en la capilla papal para la cual compuso su famoso “Miserere mei Deus”, una obra un tanto anticuada para lo que era la música eclesiástica católica de principios del siglo XVII, en la que alternan el canto llano con pasajes corales y algunos versos que eran destinados a un grupo de cuatro solistas, cuya voz superior debía alcanzar sonidos muy agudos, toda una rareza en este período. Desde su composición, estos pasajes de virtuosismo, el verdadero valor agregado de este salmo penitencial, fueron de uso exclusivo del coro papal. La partitura de Allegri nunca había sido publicada, nadie tenía acceso a ella y había amenazas de castigos severos para aquellos que la extrajeran de la capilla, la divulgaran o, mucho peor, la editaran. Se comentaba que sólo habían recibido una copia el Emperador Leopold I, el Rey de Portugal y el padre Martini. Pero en la Semana Santa de 1770, más de un siglo de exclusividad y secretos se perdieron para siempre. Viniendo desde Florencia, llegaron a Roma, Leopold y Wolfgang Mozart. El muchacho, que tenía sólo 14 años, fue llevado a la Basílica de San Pedro a escuchar al coro y a su célebre y enigmático “Miserere”. Sin lápiz ni papel y sin más recursos que su oído, su asombrosa capacidad y su memoria descomunal, Wolfgang se retiró de la iglesia y pudo escribir uno a uno todos los pasajes para el cuarteto de solistas. El misterio desapareció pero Allegri logró la posteridad, mucho más por la tantas veces recordada hazaña milagrosa de Mozart que por las virtudes del mismo “Miserere”.  © Pablo Kohan “”

Fuente: http://www.epdlp.com/compclasico.php?id=937

Para oir la obra: Pulsad aquí. Debéis tener el plugin de Windows Media Player para vuestro navegador. Aquí está acompañado de impresionantes imágenes, en Youtube:

Por último, ¡gracias a la página de El Poder de la Palabra por brindarme música!

Este videojuego salió para sistemas DOS (entre otros) en 1992 (hace casi 20 años, ahí es nada). Forma parte de un conjunto de videojuegos de LucasArts que, utilizando el sistema SCUMM nos proponían un mundo de aventura gráfica a través del ratón, action & click. Es el segundo de los videojuegos de Indy que usan este sistema. Su predecesor, basado en la última de la trilogía primigenia, Indiana Jones and the Last Crusade, era también action & click pero con un inventario en formato texto únicamente (al igual que la primera edición de The Secret of Monkey Island, también de LucasArts y también en sistema SCUMM). Indiana Jones and the Fate of Atlantis contiene los típicos ingredientes Indy: acción, búsqueda de alguna reliquia o tesoro arqueológico, hostias, una chica-Indy, chanzas esporádicas, y muchos rompecabezas. Este juego, además, tiene a sus espaldas una loable labor de fundamentación histórica y arqueológica. La imitación de la cultura minóica, las ruinas de Knossos (Creta), o sobre el mito de la Atlántida misma, son admirables.

La caracterización de Indy y de Sophia Hapgood (la chica-Indy) también es buena. En ocasiones, son muy graciosas las reacciones de los personajes. Recomiendo probar a insultar de broma o hacer enfadar a Sophia. En otras, son como la secuencia lógica de una película de Indiana Jones en la que, perdonadme el machismo, la muchacha acaba cayendo en los brazos de Indy. Esta díada recuerda un poco a Guybrush-Elaine de los Monkey Island, pero con un toque más, digamos, de Indiana Jones. La progresiva caracterización de otros personajes, como Nur-Ab-Sal, dios de la Atlántida es también muy interesante.

El juego, a través de esta ambientación, consigue crear una atmósfera que te empuja a que llegues al final del juego, pese que en algunos momentos no es para nada intuitivo (como por ejemplo, hasta que no admites que te dan miedo las serpientes, no llegarás a la solución de un problema) y difícil. Además de esto, el juego tiene tres itinerarios. Llegado un punto al principio del juego, después de encontrar el diálogo perdido de Platón, se te plantea la decisión de ir sin Sophia liándote a puñetazos, ir con Sopha o ir sin Sophia pero con ración extra de rompecabezas. No obstante, eventualmente te encuentras con Sophia aunque vayas por tu cuenta.

El juego es muy fácil de encontrar en cualquier página de abandonware, al igual que los Monkey Island, y demás juegos antiguos de LucasArts. No obstante, yo me lo compré por Steam junto con The Dig, Loom, Indiana Jones and the Last Crusade, por 9 euros. Este juego ha aportado tanto a mi infancia-adolescencia, que no pude resistirme (algunos notarán que mi avatar en WordPress es una imagen de un toro/minotauro procedente de este videojuego). Son juegos tan viejos que pudiera parecer raro pagar por ellos. No obstante, en el caso de Indiana Jones and the Fate of Atlantis, han puesto voces -eso sí, solo en inglés- junto con lo que antes eran solo textos. Esto añade, desde mi punto de vista, muchísimo al juego. Las voces de Indy y de Sophia son muy agradables (y muy inteligibles), crean idiosincrasia. Luego, a los nazis o a personajes como Alain Trottier o Omar al Jabbar le añaden un acento francés o árabe, lo cual da un toque muy realista y bonito.

Me sirvo de este blog que comentó también el videojuego, puesto que en él aparecen las teclas que tienen alguna función en el videojuego, puesto que, si no jugaste en aquella edición en floppy disks que venía con manuales, no hay manera accesible de saberlo, a no ser que se te ocurra darle click derecho sobre el icono del juego en el menú de Steam y acceder al manual digitalizado.

En definitiva, recomiendo a cualquiera que le gusten mínimamente las aventuras gráficas a probar el Indiana Jones y el destino de la Atlántida. Ojalá algún día hagan una reedición de este videojuego tal y como hicieron con The Secret of Monkey Island y Monkey Island II: LeChuck’s Revenge. Sería interesante ver bien dibujado (entiéndanme, con una mayor calidad y sin estar pixelado) los minotauros, la Atlántida, los personajes y sus movimientos, las estatuillas y piedras típicas, etc. En su día, después del éxito de las reediciones de los juegos anteriores, LucasArts afirmó que no descartaba hacer remakes de otros de sus títulos clásicos.

Para terminar, dejo este vídeo que es una recopilación de imágenes del juego que, además, viene con parte de la banda sonora, que en algunos momentos es bastante agradable de oír y acompaña bien al juego.

Y, ya que estamos, una animación sin pulir pero que muestra los primeros minutos del videojuego. Como he dicho, está sin pulir, con fallos en texturas y en movimientos, pero creo que merece la pena verlo. Lástima que, al parecer, quien empezó a modelar todo eso, ha dejado el proyecto en standby.

Actualización: Edito el post para incluir información encontrada en un artículo de J. Pindado en la revista Pixel-Bit, que hace una breve mención al videojuego, afirmando que puede contribuir a transmitir valores para la Educación Secundaria, relativos a los roles de género y otros valores sociales de actualidad.

Referencia: Pindado, J. (2005). Las posibilidades educativas de los videojuegos. Una revisión de los estudios más significativos. Pixel-Bit. Revista de medios y educación, 55-67.

Hagamos un breve repaso de historia. Si nos remontamos en el tiempo, uno podrá ver que este blog surgió en el seno de una asignatura de libre configuración del proyecto educativo entre universidades madrileñas llamado ADA-Madrid. En un inicio, no pretendí que fuera algo con lo que quedarme, sino una herramienta con la que conseguir rascar un poco de nota. El caso es que para que te lo dieran por válido en la asignatura había que tener un número mínimamente aceptable de entradas. Así que, por qué no, hablé del videojuego que me tuvo enviciado y que volvió a estar en la red en aquella época. Ante la falta de una idea creativa, y falto de serendipias, decidí que le podía dar nombre al blog el citado videojuego.

Neverlands, un servidor de UO, ha sido sitio de horas y horas de vicio, buenos momentos y también aburridos. Son ya muchos años desde que empecé por primera vez en ese servidor y muchas veces se ha interrumpido el proyecto. Es algo que forma parte de jugar al UO en Neverlands, idiosincrásico diría yo. La última vez que se vino abajo fue poco después del 2011 empezara. Esta pensé que sería la definitiva. De hecho, pese a que era una racha de inactividad por aquí por el blog, pensé en cambiarle el nombre.

Resulta que no me va a hacer falta pues Neverlands ha vuelto. Con un pequeño cambio de nombre, nueva página web y parte del staff y la administración también distintos. Aún se sabe poco sobre el futuro del servidor o sobre si van a continuar el proyecto de actualizar el cliente de juego a la versión 99. En fin, veremos si esta vez aguanta más. Por ahora tiene un número de jugadores similar a como estaba antes de cerrar. Salud y buen juego.

La nueva web de Neverlands: http://www.neverlandsuo.org/

Tu fe es un chiste

Publicado: enero 22, 2011 en Curiosidades, Religión
Etiquetas:, , , ,

Curioseando y perdiendo mi tiempo en Facebook he dado con un vídeo de Pat Condell, un comediante y escritor, en el que expone su idea acerca de la religión. Estoy totalmente de acuerdo, y me parece digno de compartir y difundir, con el miedo, el engaño y la dependencia (como dicen los psicólogos, lugar de control externo) que subyace a la religión.

Trata sucintamente el tema de la jerarquía política católica. La religión que más conozco, la católica, afirma (sus doctos padres en La Tierra) que no tiene política, solo fe. Que baje Dios aquí y me responda si “católica” (DRAE: 2. adj. Verdadero, cierto, infalible, de fe divina.) y apostólico (DRAE: Del lat. apostŏlus, y este del gr. ἀπόστολος, enviado) no tiene aspiraciones políticas (la entrada de la Wikipedia es similar a la de otro país). Este país, que también tiene banco, en vez de sistemas impositivos, IVAs, y etcéteras, para mantenerse tiene la fe (y las donaciones de otros estados).

Al vídeo le falta una frase que relacione el patriarcado con la religión cristiana (algo que un día de estos escribiré por aquí), pero no puede decirlo todo en tan pocos minutos.

Eso sí, estoy en completo desacuerdo con aquello de que no debamos respetar a los que, por los motivos que sean, creen en Dios. Más que nada, por el escudo psicológico que proporciona la religión y la posibilidad de atribuir a algo el dolor que nos ocurra en el mundo. Vale, que si atribuimos nuestras maldades y bondades a Dios, eso nos deja como a la deriva en el mundo; pero hay veces que una persona no tiene ni esa posibilidad. Tampoco creo que sea preciso tachar de débiles mentales a la gente que cree en Dios. Si hacemos eso, creo que deberíamos también catalogar así a mucha gente que cree en otras pseudo-religiones (más seculares, pero que tienen liturgias y ceremonias que perfectamente podrían ser de un culto religioso) como son creer que existen las naciones (nacionalismo) o la ceremonia, parafernalia y afición a los deportes de macro espectáculo (los que mueven mucha pasta, vamos) tipo fútbol. En la diversidad está lo bueno.

Si quereis mi opinión, quedaos con la crítica del vídeo. Lo de que la fe y los fehacientes son un chiste podemos aceptarlo o no, pero descojonarse de alguien en su cara porque cree en un Dios no me parece lo más apropiado. Dicho queda eso. El vídeo:

*Está en inglés, pero subtitulado al castellano.

De un tiempo a esta parte, las críticas a nuestra sociedad de consumo se van haciendo más frecuentes. Supongo que es una consecuencia lógica de tanto de nuestro modelo de producción como de nuestros hábitos de consumo. Hemos llegado a esta situación por algo.

Obsolescencia programada (planned obsolescence) son unas palabrejas muy raras que hacen referencia a una característica de la manera de construir un producto, o un bien de consumo, por la que se queda obsoleto en un plazo prefijado. ¿Por qué ocurre esto?

En primer lugar, en documentales y escritos al respecto, se habla de una obsolescencia programada en el mismo proceso de producción. Esto significa que la gente lista e ingenieril que diseña y fabrica los productos los hace con una vida útil determinada (en ocasiones, inferior a lo que daría de sí la tecnología). Esto es, los productos son creados desde las empresas de manera premeditada para que fallen, y así incentivar el consumo.

Por otro lado, estas mismas fuentes suelen hablar de una obsolescencia programada cuyo principal agente es el consumidor. A esta segunda obsolescencia yo prefiero llamarla obsolescencia social (otros lo denominan obsolescencia percibida). Esto significa que se nos ha metido en la cabeza la idea de que los productos dejan de valer, o son reemplazables (mola reemplazarlos) al poco. El ejemplo quizá más sangrante de esto es la moda o la tecnología informática. En éstos, cada temporada nueva, surgen nuevos productos (modelitos, ordenadores, iPads, etc.) que establecen la tendencia de compra. Este tipo de producto se queda anticuado y viejo al poco tiempo.

Si atendemos al aspecto político de toda esta historia, a mí me viene a la cabeza el capitalismo. Específicamente, me viene a la mente la bucólica imagen de la economía libre de mercado (con casitas, gente alegre trabajando y un ferrocarril), y gente en traje muy ocupada por Wall Street y esos centros de nigromancia, cabilando sobre de qué manera ganar más pasta. Resulta fácil imaginar (para mí) que el modelo de producción en los países capitalistas o capitalistizados (perdón por el vocablo) promueva o inste a una obsolescencia programada de los productos (tanto en la misma fábrica como en la educación que reciben los consumidores).

Zeitgeist

Dado que bastante gente empieza a hacerse eco de esta peculiar manera de actuar, es sencillo encontrar información acerca de esto. En primer lugar, cabe mencionar las películas-documentales Zeitgeist (esta palabra alemana significa algo así como “el espíritu de la época”). En la primera entrega, un tanto sacada de la más apasionante teoría de la conspiración, se habla muchas cosas pero mencionaré aquí el jugueteo sucio con el dinero y sus múltiples vericuetos. La segunda entrega del documental, Zeitgeist: Addendum, nos habla de la estafa económica inserta en nuestro mecanismo de producción por la cual se hace necesario tener deudas y escasez, lo cual no anda muy alejado de la estafa intrínseca a la obsolescencia programada.

Los enlaces llevan sendos documentales colgados en Vimeo. En mi opinión, son documentales que merece la pena ver. Aparte de mi escaso juicio, son documentales, por lo general, con buena acogida por parte de la crítica y la gente de Zeitgeist está comprometida en proyectos sociales (como el proyecto Venus). Si se googlea un poco no es difícil encontrar ambos documentales con subtítulos en castellano. Por cierto que una tercera entrega, Zeitgeist: Moving Forward, sale el 15 de enero. Podéis ver aquí un trailer.

The Story of Stuff

No puedo dejar de hablar de un documental en esta línea mucho más corto y menos de la teoría de la conspiración. No me malinterpreten: me gustan mucho las teorías de la conspiración, pero entiendo, que no son asequibles para todos. Este documental se llama The story of stuff (traducido como La historia de las cosas) y cuenta, bien escenificado y muy claramente, qué nos cuentan y qué no del mecanismo económico de producción que todos sufrimos. Lo mejor de esto es que, al escenificarlo, dice cómo encuadrar la parte que vemos (supermercado) con la que no vemos (fábricas, desperdicios, empleados). Es una manera muy lograda de poner en una narración esta versión del problema, a partir de los retazos que, quien más quien menos, todos hemos visto. El vídeo ha sido criticado porque se excede en determinados asertos. No me voy a meter en eso, sino que, lo meto aquí por esa cualidad, la narratividad y escenificación que tiene. Por último, pero no menos importante, el documental habla del consumismo desde el enfoque de la obsolescencia programada (aquí lo doblan como obsolencia) y, si me permitís, es la parte más jugosa del vídeo. El documental dura 21 minutos y está originalmente en inglés, pero aquí se puede ver doblado:

El gran casino europeo

Este mini-documental tiene lugares comunes con Zeitgeist: Addendum, en cuanto a contenido. No obstante, en cuanto a forma es infinitamente más corto (3 minutillos) e infinitamente menos oscuro y abstruso. Es como la explicación rápida y sencilla de las tomaduras de pelo y soflamas que nos cuelan por los mass media cuando hablan de deuda pública (ahora, con la venta de bonos de deuda de España, es fácil oírlo/verlo).

El vídeo, alojado en Vimeo, lo podeis ver aquí.

Comprar, tirar, comprar

Este es el documental estrella de esta entrada. No es tanto por su bondad documental (que la tiene) sino por su novedad, pues fue hace poco emitido en diversos países de Europa (en España, fue emitido el día 9 de enero por la cadena estatal La 2). En este documental está, en gran parte (también en los otros), amparada la breve introducción del principio de esta entrada.

Este trabajo expone la teoría acerca de la obsolescencia programada y lo hace en relación con ejemplos concretos. Tiene una primera parte un poco resumible, a mi juicio, sobre la historia del pacto de las compañías eléctricas para vender bombillas deliberadamente defectuosas y, después, pasa a ejemplos más actuales como las prácticas comerciales de determinadas productoras de hardware.

En palabras de Cosima Dannoritzer, realizadora del vídeo, “No sólo ponemos el problema sobre la mesa, sino que también mostramos algunas salidas o soluciones que ya se están debatiendo“. Ésta es una parte bien bonita del documental; consumidores ayudándose mutuamente para hacer frente a este sistema productivo. No todo iban a ser flores, recomiendo ojear esta revisión en el ABC en el que efectúa una resumen-crítica sobre el documental.

El documental dura 52 minutos aproximadamente. Está en castellano y, cuando no, tiene subtítulos.

Se puede ver, por ahora, desde TVE a la carta en la web de La 2, pinchando aquí. No obstante, dado que TVE a la carta dura dos semanas, y por si acaso, he subido (en MP4) el documental a Deposit Files. Puedes descargarlo pinchando aquí.

Recapitulando, creo que conviene que todos nos informemos sobre nuestro consumo, reflexionarlo, y hay que leer y escuchar qué dice otra gente sobre ello (de ahí los documentales). Es importante ponerse uno relativo, pensar si pasaba esto antes, si pasa hoy en día, en la misma medida, fuera de Occidente y tal. De un tiempo a esta parte, no me gusta demasiado la idea de progreso, pero si queremos progresar como sociedad opino que hay trabajo que hacer.

Mark Knopfler: Get Lucky

Publicado: enero 5, 2011 en Música
Etiquetas:,

Tiempo ha que tenía pendiente hacer una entradilla sobre este músico. El mítico guitarrista de los Dire Straits que, desde temprano en mi adolescencia, me viene agradando con bella música. Para quien no lo sepa, Mark Knopfler se hizo famoso con un grupo de rock clásico (¡una vez lo vi catalogado como Adult Oriented Rock!, qué cosas) llamado Dire Straits. Picoteó aquí y allá: en The Notting Hillbillies, con Emmylou Harris, y alguno que otro autor más, y acabó haciendo música en “solitario” (alguno de los Dire Straits nunca se ha movido de su vera). En esta etapa en solitario ha sacado joyas como Golden Heart o Sailing To Philadelphia.

Hace no demasiado tuve el placer de verle otra vez, en la gira de su último disco Get Lucky. Me di cuenta, en el concierto, de dos cosas: a) que mucho de su público no le ve como el cantante de folk relajado que es en sus últimos discos; b) que los años no perdonan. Yo también echo de menos los guitarreos y rock & roll del Knopfler  de antaño, pero en los últimos discos hay buen material. Prueba de ello es el vídeo que adjunto. Este hombre es capaz de transmitir emociones. Toda una vida casi haciendo buena música.

Y, bueno, con todo esto de la Ley Sinde y del tema de compartir, aprovecho la ocasión del vídeo de Knopfler para probar un sistema de hosting, a ver qué tal funciona. Pinchando en el enlace podréis bajar el disco Get Lucky entero (está comprimido en 7z).

Click en la portada para descargar

Edit: Como soy nuevo en esto del hosting, prové el primer servicio que me encontré (zShare). No ha tardado mucho en fallar. Ahora está alojado en Deposit Files. Si alguien encuentra el enlace roto, que no dude en comentar.