Archivos de la categoría ‘Música’

He de comenzar esta entrada diciendo que ni soy seguidor ni conocedor de la saga Castlevania en su conjunto. Simplemente un jugador ocasional de algunos de sus títulos. La crítica siguiente son mis impresiones aisladas sobre este juego. Por lo tanto, no lo pongo en relación con otros títulos de la saga.

gbelmontCastlevania: Lords of Shadow es un juego de 2010, pero que vio la luz para PC en 2013, y es ésta versión la que yo he jugado. Se trata de un Castlevania en 3D que mezcla ir soltando hostias (hack and slash) con plataformas. La Ultimate Edition viene con un par de DLC que añaden dos capítulos cortos al final. Resumiendo en una frase: es un juego bastante entretenido.

 

Tiene una historia más o menos desarrollada y unos personajes bien entretenidos. En otras reviews de usuarios de Steam se dice que el juego es injugable sin tener gamepad. Esto es falso a medias. Hay partes del juego en que es un plataformas totalmente y al tener que ajustar bien el salto, se puede caer uno bastantes veces antes, precisamente porque los saltos en un movimiento diagonal no van bien. Llegado un momento es necesario hacer un movimiento en diagonal sobre unas baldosas mágicas para seguir en el juego y con el teclado parece imposible. Solución: tanto lo de los saltos como lo del movimiento en diagonal se arreglan cambiando de WASD a arriba-abajo-izda-dcha. Luego se vuelve a poner como estaba y listo.

Imagen propiedad de Meristation

El juego tiene una parte artística muy cuidada. Los escenarios están bastante bien dibujados y resulta bastante inmersivo. La ambientación católico-medieval mezclada con el típico folklore de demonios, deidades, espectros, zombis, etc. resulta, cuanto menos, curiosa. Las cutscenes son un gran trabajo de animación. Me llamó la atención lo trabajada que estaba la expresión emocional de Belmont -el protagonista- en algunos momentos, sobre todo tras la escena que aparece tras derrotar al jefe final antes de los DLC. Me figuro que recrear este tipo de expresiones faciales en animación 3D requerirá gran esfuerzo. Los enemigos son muy variados y algunos son muy entretenidos de vencer. He leído gente quejarse de la cámara y cómo ésta dificulta el juego. Es cierto que no se tiene control sobre ella, pero pocas veces me ha resultado una molestia.

La música verdaderamente merece mención aparte. Óscar Araujo junto con la orquesta de Bratislava ponen una banda sonora que me ha recordado en muchos momentos a la que compusiera Howard Shore para El Señor de los Anillos. Casa muy bien con el juego.

 

La jugabilidad es interesante. Es un juego que realmente requiere aprender a jugarlo y, por ello, al principio puede resultar aburrido. La curva de aprendizaje no es, digamos, progresiva. Al principio me requirió un esfuerzo inicial importante. Luego fue mucho más fluido. Según Belmont va aprendiendo movimientos, los combos se vuelven más bestias, aunque al final uno acaba usando siempre unos pocos, porque llegan a ser numerosos. Además de lo mencionado de repartir leches y plataformas, hay mini puzles del tipo darle al coco y probar combinaciones. El juego tiene cierto aire a RPG en el sentido de que aumentas el poder de tu personaje a través de habilidades y mejoras. Pero no es un RPG. Habrá un jefe al final de casi todos los capítulos. Algunos de los combates son un verdadero reto, especialmente el jefe del último capítulo de los DLC de la Ultimate Edition.

En definitiva, recomiendo totalmente este juego. Es un juego que dura en el recuerdo y que merece el tiempo y el dinero.

La soledad comienza

Publicado: diciembre 29, 2013 en Música
Etiquetas:, , , , ,

Suelo estar abierto a escuchar variedad de géneros musicales con el afán de descubrir grupos y estilos. En esta tesitura quiero escribir una entrada sobre mis primeras impresiones acerca del rap.

Un colega de un antiguo curro, quien fuera mi principal fuente de conocimiento en este género musical, me dio a conocer la escena zaragozana del rap español que, por lo visto, se aleja bastante de esa otra imagen del rap, más gangsta, coches, alcohol, putas y forrarse (que es algo que, particularmente, me provoca cierto rechazo).

Como epítome de esta breve andadura por el rap español quiero destacar la canción La soledad comienza del rapero Xhelazz (pronunciado ché·las).

En esta canción, y en otras de este rapero, he descubierto una serie de reflexiones sobre la condición humana que no estoy acostumbrado a encontrar en formato mp3. Me resultó curioso encontrar en la Wikipedia que el nombre de su álbum, El soñador elegido, viene de la traducción literal del nombre de Jalil Yibrán, poeta y escritor libanés. Por curiosidad me leí Las Alas Rotas, pequeña novela de este escritor que da nombre a otra canción del rapero. Es una novela romántica (pero no del estilo de El Diario de Noa) en la que destacan las profundas descripciones de la contemplación absorta de la belleza femenina y de la naturaleza. También destacan la narración agónica y el desamparo ante los infortunios de la vida, algo que me parece detectar, a su manera, en la canción Soledad de Xhelazz.

Esta entrada tiene cierto tono de análisis y todavía no he dicho nada negativo del rap. Bueno, hay una cosa que no termina de gustarme. Es bastante recurrente que los raperos (los que he escuchado) digan en sus canciones que el rap es algo así como un estilo de vida auténtico que merece la más apasionada devoción. No lo discuto, pero me resulta raro que lo repitan tanto. Será una crítica al adolescente que se mete a rapero porque hay que adscribirse a una tribu social, será una crítica a raperos del montón. Será una manera de crear identidad y afinidad colectivas. Lo cierto es que si lo asemejo al “estilo de vida del rock”, pienso que resulta algo más propio de mentalidad adolescente, como en el caso de parte de la letra de Los rockeros van al infierno de Barón Rojo. Mi rollo es el rock.

Deus Ex es una saga de videojuegos de la productora Eidos que ha obtenido, salvo su segunda entrega, una crítica muy positiva. Este thriller político de estética ciberpunk, que tiene elementos en común con Blade Runner, Ghost in the Shell o The Matrix, es, pongamos, uno de los videojuegos con mayor trasfondo y con la trama más elaborada de los últimos tiempos. El transhumanismo, el abuso de la tecnología, el exceso de poder o el dilema entre el bien y el mal son temas abordados con frecuencia en los videojuegos Deus Ex. El principal aspecto de la saga es la utilización de aumentos o mejoras (augmentations) en el cuerpo humano para tener mayores capacidades (fuerza, visión, percepción ampliada, telecomunicaciones implementadas en el propio cerebro, etc.).

No obstante, no vengo a hablar aquí de eso, que daría para rato. Vengo a hablaros de la banda sonora, en especial de la música perteneciente a la primera y tercera entregas: Deus Ex (2000) y Deus Ex: Human Revolution (2011).

Vamos con el primer Deus Ex. Compuesta en su mayoría por Alexander Brandon (que ya había trabajado previamente en materia de videojuegos), es una banda sonora encasillable, en su mayoría, en la música electrónica, pero con bastantes escapadas de este género. Leí que la banda sonora fue elemento esencial en la positiva crítica del juego, y no podría ser más cierto. De manera similar a la música de Ennio Morricone, que hace de una película estupenda como La Misión una maravilla para los sentidos, la música del Deus Ex convierte este profundo videojuego en toda una experiencia inmersiva. La música de este juego hace especialmente memorable el infiltrarse en una red de illuminati, el descubrir los secretos del Área 51, o el ver los tira y afloja de las luchas de poder en un nuevo orden mundial distópico.

Esta canción suena cuando el jugador se adentra en el complejo de la UNATCO, Organización Anti-Terrorista de las Naciones Unidas. Fue compuesta, no por Brandon, sino por Michiel van den Bos.

Algo que destaca de estos videojuegos es su ambientación. Los escenarios están diseñados para ofrecer un ambiente poco halagüeño. Rara vez se ve la luz del sol o es tenue, y las ciudades que se visitan están oscuras, sucias y es palpable la miseria en las calles. Vamos, como el Madrid de Ana Botella en 2013. Lo siento, estaba muy fácil el guiño. En la primera entrega del Deus Ex el protagonista recorre las calles de New York y la música de esta parte del videojuego es muy agradable. Podría decirse que parte de la canción no acompaña el sentimiento de decrepitud que acabo de describir (sobre todo a partir del minuto 1:20), pero le confiere una identidad única a este escenario. ¡Si alguna vez visito New York será escuchando esta canción!

El juego tiene su buena dosis de misterio, de sociedades secretas y de contubernios en las grandes esferas de poder. Los illuminati son recurrentes en estos videojuegos. Este grupo en la sombra de gente poderosa que mueve los hilos del mundo tiene un sustento musical con aire parisino muy interesante y absorbente. El siguiente trozo acompaña al jugador mientras se infiltra en una catedral con gran presencia de máquinas asesinas y militares de operaciones especiales con armadura pesada (los cuales dan miedito). El toque de órgano, que sobresale mucho de la estética electrónica de la totalidad de la banda sonora es, para mí, de los mejores momentos, aunque tenga algo de pesado y agónico. En el minuto 3:50 hace un cambio radical y se convierte en un ritmo agresivo que me recuerda muchísimo a las escenas de pelea de la primera película de The Matrix.

Movámonos ya a la tercera entrega (que en realidad es la precuela del primer videojuego), Deus Ex: Human Revolution. Relata el comienzo del uso de aumentos (augmentations) como fenómeno social. En este período (2027) los aumentos son mecánicos (cuando en el primer Deus Ex eran más avanzados, nanotecnológicos) y cómo surgen los primeros grupos de resistencia a que el ser humano experimente para hacerse súperhumano. La instalación de aumentos en seres humanos, y su investigación y desarrollo, están liderados por grandes súpercorporaciones, y los grupos de resistencia son pintados como terroristas. El protagonista del videojuego es el jefe de seguridad de una de estas corporaciones. Tras un ataque a la sede de esta corporación es terriblemente herido y asesinan a la que fuera su novia. Dadas sus heridas, científicos de la corporación deciden implantarle aumentos a lo largo de su cuerpo, sin su permiso (es famosa la frase de Adam, el protagonista, de “I never asked for this“). El ataque deja muchos cabos sueltos y la misión de Adam es descubrir la verdad. Como le diría Garganta Profunda a Scully en Expediente X, no confíes en nadie.

Para mi gusto, la mejor canción de todo el álbum es la que suena cuando el protagonista accede a su apartamento, a su hogar. Lo poco que se conoce de la vida de Adam se ve reflejado en su apartamento. Un apartamento diáfano, poco iluminado y vacío, una cama sola, fotos de personas que ya no están, alcohol y la droga necesaria para que el cuerpo humano tolere las prótesis mecánicas (droga que, por cierto, las corporaciones venden a alto precio). La canción, junto con el escenario del apartamento, pintan un paisaje yermo, solitario y triste. Es todavía más triste pensar que eso es lo que tiene para llamar hogar.

La banda sonora de Human Revolution cumple bien su función de ambientar de manera más que satisfactoria el videojuego. En algunos casos merece la pena explorar el terreno por seguir escuchando la música de fondo. En otros aumenta el impacto de descubrir los engaños y conspiraciones. Sin embargo, desde mi punto de vista no tiene una entidad propia como la de su predecesor, ni es tan absorbente, tan característica.

Cuánto favor me ha hecho la página web que a continuación enlazo en aquellas situaciones en las que un proxy abyecto (que caparía las habituales páginas de música por streaming) o la falta de MP3 en el pendrive, o una conjunción de ambas,  me han impedido escuchar música mientras realizaba tareas. Esta página es El Poder de la Palabra. En una de esas situaciones de esuchar música a través de Internet, di con una joyita de música coral. Se trata de una interpretación del Salmo 51 hecha por el compositor Gregorio Allegri.

“”Músico italiano nacido en Roma. Allegri era un modesto cantante y compositor del coro de la iglesia del Santo Espíritu, en Roma, hasta que, en tiempos de Urbano VIII, ingresó en la capilla papal para la cual compuso su famoso “Miserere mei Deus”, una obra un tanto anticuada para lo que era la música eclesiástica católica de principios del siglo XVII, en la que alternan el canto llano con pasajes corales y algunos versos que eran destinados a un grupo de cuatro solistas, cuya voz superior debía alcanzar sonidos muy agudos, toda una rareza en este período. Desde su composición, estos pasajes de virtuosismo, el verdadero valor agregado de este salmo penitencial, fueron de uso exclusivo del coro papal. La partitura de Allegri nunca había sido publicada, nadie tenía acceso a ella y había amenazas de castigos severos para aquellos que la extrajeran de la capilla, la divulgaran o, mucho peor, la editaran. Se comentaba que sólo habían recibido una copia el Emperador Leopold I, el Rey de Portugal y el padre Martini. Pero en la Semana Santa de 1770, más de un siglo de exclusividad y secretos se perdieron para siempre. Viniendo desde Florencia, llegaron a Roma, Leopold y Wolfgang Mozart. El muchacho, que tenía sólo 14 años, fue llevado a la Basílica de San Pedro a escuchar al coro y a su célebre y enigmático “Miserere”. Sin lápiz ni papel y sin más recursos que su oído, su asombrosa capacidad y su memoria descomunal, Wolfgang se retiró de la iglesia y pudo escribir uno a uno todos los pasajes para el cuarteto de solistas. El misterio desapareció pero Allegri logró la posteridad, mucho más por la tantas veces recordada hazaña milagrosa de Mozart que por las virtudes del mismo “Miserere”.  © Pablo Kohan “”

Fuente: http://www.epdlp.com/compclasico.php?id=937

Para oir la obra: Pulsad aquí. Debéis tener el plugin de Windows Media Player para vuestro navegador. Aquí está acompañado de impresionantes imágenes, en Youtube:

Por último, ¡gracias a la página de El Poder de la Palabra por brindarme música!

Mark Knopfler: Get Lucky

Publicado: enero 5, 2011 en Música
Etiquetas:,

Tiempo ha que tenía pendiente hacer una entradilla sobre este músico. El mítico guitarrista de los Dire Straits que, desde temprano en mi adolescencia, me viene agradando con bella música. Para quien no lo sepa, Mark Knopfler se hizo famoso con un grupo de rock clásico (¡una vez lo vi catalogado como Adult Oriented Rock!, qué cosas) llamado Dire Straits. Picoteó aquí y allá: en The Notting Hillbillies, con Emmylou Harris, y alguno que otro autor más, y acabó haciendo música en “solitario” (alguno de los Dire Straits nunca se ha movido de su vera). En esta etapa en solitario ha sacado joyas como Golden Heart o Sailing To Philadelphia.

Hace no demasiado tuve el placer de verle otra vez, en la gira de su último disco Get Lucky. Me di cuenta, en el concierto, de dos cosas: a) que mucho de su público no le ve como el cantante de folk relajado que es en sus últimos discos; b) que los años no perdonan. Yo también echo de menos los guitarreos y rock & roll del Knopfler  de antaño, pero en los últimos discos hay buen material. Prueba de ello es el vídeo que adjunto. Este hombre es capaz de transmitir emociones. Toda una vida casi haciendo buena música.

Y, bueno, con todo esto de la Ley Sinde y del tema de compartir, aprovecho la ocasión del vídeo de Knopfler para probar un sistema de hosting, a ver qué tal funciona. Pinchando en el enlace podréis bajar el disco Get Lucky entero (está comprimido en 7z).

Click en la portada para descargar

Edit: Como soy nuevo en esto del hosting, prové el primer servicio que me encontré (zShare). No ha tardado mucho en fallar. Ahora está alojado en Deposit Files. Si alguien encuentra el enlace roto, que no dude en comentar.

No one know about persian cats

Publicado: noviembre 7, 2010 en Cine, Música
Etiquetas:

De un tiempo a esta parte, y gracias a la comunidad de Last.fm, me estoy aficionando a la música tradicional persa (iraní). Dado mi interés por la cultura de este país, llegó a mis manos, descargada de Internet, la película No one know about persian cats. Ahora bien, esta película, pese a que, artísticamente, es bastante buena, me desconcierta en su contenido ideológico. He aquí algunos motivos:

– Estoy al corriente de que hace no demasiado, Obama y Ahmadinejad intercambiaron palabras en las que ambos decían algo así como que estaban desarrollando estrategias para combatirse utilizando el pueblo del otro. Es decir, hacer ver a los iraníes que Ahmadinejad es un déspota, y hacer ver que Obama es un corrupto. Creo que ambas afirmaciones pueden ser ciertas, pero la idea de los pueblos me parece una conspiración temible plausible, viendo los medios de comunicación que tenemos, al menos los que más conozco (los de España y Estados Unidos), dado lo patético de su periodismo, y viendo lo poco concienciados que estamos ante su influencia.

Por lo tanto, pese a que está pelicula está rodada en Teherán, su director es iraní (kurdo) y los actores también iraníes, no puedo sino tomarme con cautela el contenido ideológico. En algunos portales de prensa crítica no alineada con ningún mass media comercial y de tendencias progresistas (a veces, de ultra izquierda) denuncian que existe una constante estrategia neoliberal de crear mala fama (por medio de diversos aparatos) a presidentes no alineados de algunos países como Venezuela o Irán (si se navega un poco por, por ejemplo, http://www.voltairenet.org/es sabrán a qué me refiero).

A ello debo añadirle que, curioseando sobre la banda sonora (bastante buena) de esta película por Youtube he visto comentarios que intentaban dar publicidad a esta película.De éstos tengo que decir que, aparte de faltarles poco para ser considerados spam, me dio la sensación que no procedían de ningún fan, ni siquiera de uno exaltado con la película. Parecía un intento indiscreto de difundir este filme por la población persa joven (altamente participativa en Internet, según mi propia experiencia), disponiendo enlaces para poder verla online. Dicho sea de paso, en los comentarios de IMDB se puede leer que esta película está censurada en Irán (no me he molestado en confirmarlo).

En suma, recomiendo que, a la hora de disfrutar de esta película (la considero de bastante calidad) haga uno ejercicio de abstracción y que tenga presente que no disponemos (al menos aquí) de evidencia de que esta buena película no contenga una estrategia de, por un lado, occidentalizar iraníes o, por otro, de fomento de odio/mala fama contra el gobierno de Irán. Dicho esto, que me ha llevado más párrafos de los deseados, pasaré a comentar la parte artística que, francamente, a mí me ha dejado un más que buen sabor de boca.

Si alguien quiere “hacerse una ‘idea’ de la banda sonora” en este otro blog puede hacerlo (o sea, descargarla). Ya aviso de que la última pista (track 15) no funcionará.

Me permito introducir una breve reseña. Se trata de Hichkas, un rapero de Teherán.

Ahora bien, del resto del disco:

Take it Easy Hospital – Human Jungle
Take it Easy Hospital – Me And You
Rana Farhan – Mast e Eshgh [Drunk With Love]
Hichkas – Ekhtelaf
Take it Easy Hospital – Scenarios And Starlights
The Yellow Dogs – New Century
Shervin Najafian – Opening Title
Ash Koosha – Chasing the Sun
Mirza – Emshab
Take it Easy Hospital – My Sleepy Fall
The Free Keys – Dreaming
Mahdyar Aghajani Ft. Bahman Ghobadi – Jouwani
Darkoob – DK
Ash Koosha – They Sing
Hamed Seyed Javadi – Fekr
También recomiendo una canción de cantautor, muy melancólica llamada Opening Title, la muy alternative Dreaming, y una más cercana a la música tradicional persa DK.Por supuesto, Emshab, que es bastante desgarradora también.
Por cierto, los integrantes de Take It Easy Hospital, son músicos de la escena indie relativamente conocidos (en el panorama indie; indie rock) y establecidos largo tiempo ha fuera de Irán. Como son los protas de la peli, quizá merezcan especial mención (si bien en el filme aparece música muchísimo mejor, para gusto del que escribe). Si se busca en Youtube se les puede ver en actuaciones a lo largo y ancho del globo.
Por último, animo a ver la película. Es algo maravilloso tener distintas perspectivas de distintas cosas. En música también. Si bien no sé de qué sitio exacto se puede bajar (yo la vi en farsi con subtítulos en castellano), sí sé que por Torrent se puede conseguir. Si alguien está interesado, que me lo haga saber, y me preocupo de buscarla.

Mike Oldfield

Publicado: octubre 20, 2010 en Música
Etiquetas:, ,

Como preámbulo a una serie de entradas que haré (espero) sobre Mike Oldfield, quiero mostrar un vídeo de una de las mejores canciones de su álbum Tubular Bells III. Es en esta etapa donde algunos fans declaran que el músico empezó a decaer un poquillo; no obstante, considero desde aquí que tiene buenas joyas en su producción musical, también en esta etapa.

Sugiero escucharla con los altavoces/auriculares a tope, y ojos cerrados si uno se quiere tirarse el pisto.

Esta breve entrada tiene el objeto de revelar que este blog sigue vivo y, por otro lado, iniciar una trayectoria que pretendo que muestre joyas musicales de Mike Oldfield. Dentro de poco pondré una entrada más seria y elaborada.

Tras este ultra parón de actividad (la culpa es de mis exigencias académicas jeje), os dejo una reseña sobre el nuevo trabajo de La Broma Negra. Este curioso grupo está trabajando en un nuevo disco, como dije, que verá la luz en septiembre de este año. Como han ido anticipando se trata de versiones y regrabaciones de canciones anteriores, en la línea artística más electrónica que de un tiempo a esta parte se han venido marcando.

Joyas de princesas muertas cuenta con, en algunos casos, mejores mezclas que anteriores versiones, y delata un buen trabajo por parte de esta banda. Para aliviar la espera, os dejo un adelanto, en forma del single que han sacado, y que podéis ver en Youtube:

Por si no se ve, la ruta es: http://www.youtube.com/watch?v=6lZ1aZf4imE

Que lo disfrutéis; pronto volveré a pasarme por aquí para dar la brasa.

Este curioso y poco conocido grupo me ha venido gustando recientemente. No he escuchado toda su discografía pero creo que me he formado una idea sobre ellos. Podríamos diferenciar en su producción artística dos etapas bien diferenciadas y una nueva perspectiva de cara al futuro. Este grupo empezó en los 90 haciendo una música tipo rock español de esa época, autoproduciéndose un disco llamado Livbido. Es un disco variado, y, como bien sugiere el título, con algo de temática sexual en algunas de sus letras. De este disco destacaría Adiós a los lobos rojos, principalmente.

Si bien de esta etapa también habría que mencionar el disco Desnudo el cazador, no me meto en eso ya que no lo he escuchado con la suficiente profundidad.

La etapa más actual, y que a un servidor le gusta más, comienza cuando sacan el disco Envenenador de manzanas en el 2007. He de ser sincero y decir que la primera vez que los oí (que fue con este disco) dije un ¿pero qué es esto?. No obstante, como casi toda música según la escuchas vas descubriendo cosas. En este caso, el descubrimiento fue bello. Las letras son especialmente atípicas, y ese toque característico de la voz de Carlos, con un, por así decirlo, vibrato, que le pone, a mi modo de ver, un poco el sello de La Broma. Como dirían los positivistas, pasemos a los hechos.

De este disco, Envenenador de Manzanas, tengo que destacar Nieto de Maestro de Escuela, Balas para matar el tiempo, He Tocado El Cielo y Pablo Ruíz Picasso.

De los pocos videoclips per se que tiene la banda. A los que no hayan oído al grupo en la vida sorprenderá lo que la letra dice, ya que aparentemente no tiene ni pies ni cabeza. Bueno, a mí también, pero lo que dice con respecto de la Sierra de Guadarrama, y Eva Pons, creo que tiene algo que ver con el pintor Sorolla, quien plasmó reiteradamente la madrileña sierra. Por cierto, esta es mi canción favorita de La Broma.

Éste es otro videoclip, y, si se me permite, no se han matado en exceso a la hora de hacerlo.

Con esta canción abre el disco, y resulta un buen resumen de esta etapa del grupo, en cuestión tanto de letra como de música.

Esta canción es muy bonita musicalmente hablando, y si a alguno le gusta la pintura, supone un guiño bastante curioso. Aprovecho un vídeo de alguna buena alma en Youtube que ha hecho un montaje, acompasando las pinturas de Picasso a las letras de La Broma Negra.

Esta etapa continua aún en su penúltimo disco, Cómo aprendí a amar a un cocinero, del año siguiente. Lo sé, el título desconcierta. Este disco, aunque bueno, da la sensación al que escribe de que se grabó deprisa y corriendo, e incluso de que Carlos no estaba en su mejor momento de voz. El disco mezcla la temática oscura y difícil de interpretar del otro disco con aspectos más personales, relatos de una vida (no sé de quién) y con más referencias a obras literarias. De este disco, las que mejor me han parecido son Orinar al aire libre (con una curiosa visión sobre el hecho nacional), Los reyes no morirán en su cama y Nunca se quiere demasiado a alguien.

Por cierto, el protagonista de esta canción bien hace en desconfiar de los socialistas y temer a los populares (hala, ya he hecho el chascarrillo político).

Sé que la calidad es un poco mala, pero así pongo un vídeo actual del grupo en vivo.

Esta canción es tristona, pero bonita. Quizá los que conozcan al que escribe reconozcan en esta canción la frase que empieza por “Las telenovelas…” XD.

De un tiempo a esta parte, el grupo ha cambiado. No se aprecia mucho en el vídeo que he puesto de Los reyes no morirán en su cama, pero en los conciertos y a partir de ahora sólo son dos miembros en la banda. Cuando tienen que tocar lo que hacen es Carlos a la voz, Álex a la guitarra eléctrica, y, a la vez, se encarga de poner bases rítmicas.

Hace muy poco, la banda ha sacado a la luz nuevas canciones, que componen su último trabajo, llamado Joyas de princesas muertas. Han colgado seis canciones en su MySpace y parece ser que se trata de regrabaciones de canciones de sus dos discos anteriores, pero empleando ese toque de bases rítmicas para las canciones de estudio, y no sólo en el directo que es lo que venían haciendo.

Hasta aquí mi pequeña descripción de esta banda. Como sé que es escueta, si a alguien le interesa conocer más sobre esta banda, os dejo algunos enlaces de interés:

http://www.labromanegra.com/ Página oficial. Incluye biografía.

http://www.lastfm.es/music/La+Broma+Negra Página en Last.fm (no hagáis caso de lo que dice Last.fm respecto de sus artistas similares).

http://www.facebook.com/home.php?#!/pages/La-Broma-Negra/45736987155?ref=ts Página en Facebook.

Por último, quiero agradecer desde aquí al usuario de Youtube Socktoga que ha subido la mayoría de vídeos que he empleado para esta entrada.

Este grupo empezó a finales de los 60. Contaba con dos grandes de la música: Vangelis y su primo Demis Roussos. Aphrodite’s Child sólo sacó apenas tres álbumes, y luego se disolvieron, y tanto Vangelis como Roussos siguieron por solitario en el mundo de la música. Les han calificado como rock progresivo. Se ven indicios de querer ser beatles, pero se nota cosecha propia, y además, la de voz de Demis Roussos poquito se parece a la de Paul McCartney.

Quiero empezar con una instrumental, sin querer infravalorar la voz de Demis, del último álbum que editaron, en 1972, llamado 666. Este álbum, por cierto, parece ser que les ganó un par o dos de críticas por la supuesta alusión satánica. :

Bastante (más) coja quedaría esta entrada si no pusiera más canciones, más aún incluso si en ninguna cantase Demis. Esta canción es anterior, por el 69, y pertenece a su segundo disco, que lleva el mismo nombre que la canción:

Ma parece obligado poner la más conocida y la que más difusión tuvo, Rain and Tears. Por cierto que las pintas que llevan, y el ambiente medio bucólico, en este videoclip son maravillosos 😀

Me veo obligado a poner otro tema de ellos que me gusta, y que además cuenta uno de los guitarreos que más me gustan. Me refiero a la canción The Four Horsemen, también de su último disco.

Ya por último, pongo otro de los pocos videoclips que tienen, ya que la canción también es bastante bonita. Podría decirse, además de con la música, que estoy encantado con las vestiduras de Vangelis en este vídeo, si se me permite la chanza.

Ahora si que sí, últimísimo, quizá es la canción que más me gusta de esta banda. Es una versión de Lontano Dagli Occhi, de Sergio Endrigo. Por  cierto, este vídeo es de los pocos en directo que he podido encontrar de esta banda, si bien es cierto que no me he matado buscando.

Para saber más de esta banda, recomiendo el artículo al respecto (en inglés) de la ultra completísima web sobre Vangelis llamada Vangelis Movements.

En Spotify hay cosas sobre esta banda, por si alguien se anima.