De los peligros de una democracia bipartita

Publicado: febrero 14, 2010 en Política
Etiquetas:, , ,

Esta curiosa situación política cada vez me fascina más. Cada día se me asemeja más a los dos minutos de odio que describía George Orwell en 1984. Me da la impresión que más que una concienciación con la cosa pública, ocurre en la democracia bipartita que más conozco (someramente, no soy, ni por asomo, un politólogo), la que se da en España, una suerte de sentimiento de pertenencia un tanto malvado, o en el peor de los casos un sistema de interacciones revanchistas que da mucho que hablar, y ayuda a la gente a ocupar su tiempo. Da mucho juego la enemistad de rojos y fachas, demócratas y republicanos, laboristas y conservadores, etc.

A lo que a esta zona geopolítica refiere (España), no voy a entrar en consideración de lo bueno, lo bello, o lo justo de meter en el mismo saco una democracia y una monarquía, o si en verdad, desde el punto de vista de lo abstracto y lo teórico, ambas estructuras de poder son compatibles; aunque lo dejo caer.

Dicho lo anterior que no tenía nada que ver pero que me apetecía soltarlo y no tenía cómo, creo que cuando se ha llegado al bipartidismo a uno empiezan a salirle muchas dioptrías, y cada vez ve menos. Me parece increíblemente significativo escuchar el discurso de la gente. Seguramente, más de uno haya oído la expresión del tipo “yo soy del <partido x>”. Me parece sorprendente que se haga así, al menos en conversaciones serias, puesto que creo yo que sería más apropiado “yo he votado al <partido x>”. Esto me hace pensar que la actuación política de nosotros la gente de a pie, en ocasiones, se ve reducida a un mero posicionamiento, sin cuestionamiento alguno. Pareciera a mis oídos como que es una adhesión inamovible, bastante lejos de la crítica, y, por otro lado de la introspección también, como si (la comparación es injusta, lo sé) se dijera yo soy del Real Madrid. Y esto que en el fútbol es sano y requisito de su competición deportiva, en la Política no parece igual de sano. Me estoy yendo por los cerros de Úbeda. Lo que quiero decir es que esta inclusión en un grupo para dotar de sentido a la vida pública, hecha de manera tan superficial, y de manera bipartidista da lugar a definirse políticamente por oposición a otro partido, y en grado alto, a la sistemática denostación del partido político enemigo. Lo cual, si lo pensamos, no parece excesivamente adaptativo, ni democrático.

El bipartidismo da lugar a situaciones curiosas. He contrastado el hecho en más de una ocasión (sin llegar a los cánones del positivismo, lamentablemente) de que si me meto o critico algo del <partido x>, se me posiciona automáticamente como del <partido y>, y el posicionamiento suele ir acompañado de un contraataque dirigido a infravalorar al <partido y> al que yo, supuestamente, pertenezco.

Y este comportamiento tiene su reflejo, seguramente, en políticos de ambos partidos que son rétores demagogos. Puede pensarse en Leire Pajín o González Pons, por poner un ejemplo de ambos partidos bipartidistas.

Para obedecer un poco al título de la entrada, ¿cuáles pienso yo que son los peligros de una democracia bipartita como la que tenemos en España? El principal es la ignorancia. Si defendemos sin importar qué a nuestro partido, mediante un contraataque dirigido al partido rival, pues bien, los primeros que se ven afectados son los partidos, que no mejorarán su actuación política, y por el contrario, fomentarán ese bipartidismo con declaraciones dirigidas a lo emocional de incluirse en un partido, ya que, el bipartidismo les viene como anillo al dedo para mantener sus privilegios como clase política y para evitar que otros partidos, minoritarios, tengan relevancia real en la Política. De cara a los electores, es lo más sencillo, supongo. Yo me meto aquí, que estoy a gusto ya que está en concordancia con lo que piensa mi familia, lo que veo en mis colegas, etc., y ya está, para qué voy a indagar un poco en la historia del partido o en las motivaciones que motivan su agenda política.

comentarios
  1. BlindM dice:

    Estupenda entrada, al final te voy a perdonar que escribieras las anteriores y todo!

    Coincido contigo en una amplísima parte de lo que comentas, pero aún así hablaré sobre un par de cosillas.

    Lo primero, es la falta de alternativas de las que disponemos los españoles hoy en día a la hora de realizar nuestras votaciones. La situación de bipartidismo no se ha creado sola, la han creado la falta de expectativas ante cualquier otro partido que no sean los dos en discordia que tenemos hoy en día. De ahí el encasillamiento en partido “x” o partido “y”, ya que ninguno de los partidos “z”, “a” o “b” suponen siquiera una alternativa seria a los otros partidos. También es cierto que gran culpa de esto la tiene el desinterés por la política hoy en día.

    Por otro lado, que es lo que a mí me da más que pensar; es tan malo realmente el bipartidismo o lo malo son los partidos que lo componen? He de decir que me inclino por lo segundo. El modo de actuar de ambos partidos en estas dos últimas legislaturas recuerda más a lo que se ve en el patio de un colegio que a lo que deberíamos estar viendo de estos amables señores que en teoría están para servirnos a nosotros, ciudadanos de a pie, y para defender nuestros intereses. Y a estos señores, lamentablemente, estos intereses nuestros como tal no les parecen razón suficiente para actuar; más bien andan indagando qué pueden hacer para atraer nuestro voto, como es el caso de decir que si gobierna “x” prohibirá lo que legalizó “y”, y como esa os podréis imaginar muchas situaciones.

    A lo que quiero llegar con esto es a que si ambos partidos se dedicaran a hacer lo que tienen que hacer en lugar de pelearse como bobos quizá en muchos sentidos nuestro país saldría beneficiado, pero desgraciadamente aquí lo que se lleva es el culpar a un personaje en concreto, escurrir el bulto, y hacer como que nada ha pasado. No pensáis que tener un bipartidismo en condiciones mejoraría bastante las cosas?

  2. alexamarok dice:

    En realidad, yo pienso que no es falta de alternativas per se; es una de facto, artificial, pensada. Todos hemos oído el discurso, muy común en las pasadas generales, de “nah, yo es que voté al PSOE para que no ganara el PP”. A lo que me refiero, si tú te fijas en el censo de partidos (está por ahí en internet) hay 1.000 para cada pata, pero ¿qué ocurre? Ocurre que en España, desde bastante antes de la Guerra Civil, hay -creo yo- una fisura social importante que delimita bastante la opción política. En España, pienso yo, se sigue preso de ese fracaso (porque cuando se llega a una guerra es que la sociedad ha fracasado) que restringe en buena medida las opciones a rojos y fachas.

    Esa fisura, y es por ello por lo que creo que ocurre lo del encasillamiento es, reitero que es lo que creo yo, una especie de revanchismo, de rencor. La derecha porque quitaron a su Franco, y por la eterna conspiración de sociatas y comunistas; la izquierda porque derribaron un sistema democrático republicano, y porque la derecha es el eterno caudillo opresor. Son conflictos de valores bastante insalvables de los que “todos”, en mayor o menor medida, participamos. Resulta francamente difícil no pensar en política y no tender a meterte en uno de estos colectivos. Aunque yo creo que esto está cambiando.

    Uno de los comúnmente citados bastiones ideológicos del PP, un tal Cánovas, decía que el bipartidismo pactado era la panacea. Si lo piensas, la rotación y no permanencia en el poder es algo más que deseable, y creo que el bipartidismo podría estar bien en una sociedad en la que no haya fisuras de este calado.

    Yo, a raíz de varios profesores que me han aportado una rica visión sobre alternativas políticas, me planteo de vez en cuando si podemos prescindir de los partidos políticos. Si podemos prescindir de unos señores que en campaña nos prometen el Cielo, y una vez electos SUDAN (y esto es aplicable tanto a PSOE, como a PP, y a IU y los otros no pero porque no consigue llegar al poder). Hay varias teorizaciones, como la Acción Cívica y alguno más, pero aparte de no conocerlos mucho, no me parecen aplicables, no por ahora, ni en las democracias reales (mucho menos en ésta). No me parecen aplicables porque estos proyectos se basan en una participación activa del ciudadano, en el que el individuo político por antonomasia pase a ser el civil (en contraposición a los que ha habido antes: el político profesionalizante, el sacerdote, el militroncho, el rey, el noble, etc.) Uno de estos profes, en línea con esto, también me dijo que una de las cosas que ha perdido España gracias a su paso por el franquismo es algo así como el civismo, la preocupación por la cosa pública (el término en politología es “comprensión esclarecida”, que no significa civismo, significa la accesibilidad de uno a los recursos que le permiten obtener información política que permita dirigir su vida; pero creo que está directamente relacionado). Sin preocupación por la cosa pública (recomiendo leer un artículo de opinión en El País de un politólogo llamado Josep María Vallès), tenemos que estar atados a los prontos de los partidos. No es que conceda valor de verdad a lo que me dijo esta gente, pero dado que me triplican en edad y que son catedráticos o profesores titulados, creo que merece echarle un ojo a la frase XD.

    Respondiendo a tu pregunta, sí, un bipartidismo en condiciones sería una cosa bonita, al menos a medio plazo. El problema es que los políticos “quieren” seguir con el gato y el ratón, lo primero porque el electorado “se lo pasa bien” con ello, lo segundo porque evita poner sobre la mesa determinado tipo de cuestiones.

    Perdón por el retraso XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s